dilluns, 22 d’abril de 2013

Mi historia para Sant Jordi


Neurologopedia 
Fecha de Inicio: Febrero 2013 
Fecha de Finalización: Abril 2013

Escribir un cuento, historia o un pequeño relato, utilizando las siguientes palabras:
  •  Aventura 
  •  Murciélago
  •  Barco
  •  Picadura
  •  Mono
  •  Huellas

 EL OLOR DE LAS GALLETAS

Había una vez un mono que vivía solo ¡Pobret!.
Para buscar una familia que lo acogiera agarro un barco de carga que zarpaba del puerto de Rabacunda en el África Sub-Sahariana. Fueron seis días de plácida navegación. Pescábamos peces voladores que cocinaba nuestro cocinero chino. 
Íbamos a Tambacunda a buscar aros de cebolla secos cuando de repente se me atragantó un aro de cebolla en medio del océano. Al mismo tiempo la brújula se volvió loca y ya no era de fiar, estábamos perdidos...

Me dormí un buen rato, la aventura ya andaba por buen camino. Las olas rompían contra el viejo casco del buque que crujía como una bolsa de papas fritas. 
El barco surcó el mar sin detenerse y de repente apareció una isla en el horizonte; era la isla de Nofotemnibrot, el nombre ya me gustaba. Espero que haga honor a su nombre.
Solo atracar el barco coloque el cargamento de Aros de cebolla… Era un mercader chino que tenía un almacén de alimentos al por mayor. Lo dejó todo cerca de la puerta pues lo tenían que venir a buscar. 
Fui al café más cercano a tomar un aguardiente para celebrar el inicio de la aventura en esta isla. El alcohol bajó por el esófago y luego a la sangre explotó en mi cráneo y ya no sabía dónde estaba. 
Era un pelele, el tablón era importante pero a lo hecho pecho. Salí del café tambaleando y la brisa del mar entro por mis narices, los pasos no me cundían no iban al mismo son que mi cabeza. 
Agarré la primera calle a la derecha y vi unas palanganas metálicas llenas de agua. Como estaba todo mojado el reflejo de mi cara me volvió a la realidad; después de mojarme el gaznate deje de creer en mí y seguí unas huellas, de repente cayó la noche.
Las sombras se adueñaron de las calles… La prisa es mala consejera y yo sigo al pie de la letra esta consigna. 
La lentitud de la marcha hizo que mi cabeza siguiera elucubrando e hizo que pudiera hacer dos cosas a la vez casi me convierto en mujer. 
Una casa iluminada por una bombilla de 60 w apareció delante de mí; era una construcción antigua que ocupaba una manzana y que proyectaba una sombra amenazadora. Solo entrar tropecé con una alfombra y caí de bruces sobre un piso resbaladizo lleno de excrementos, el nadar no es lo mío y entonces me levanté.
La situación podría salir de un relato de terror pero no fue así, saqué el bocata de mortadela y me puse a almorzar; luego encendí un cigarro y a la segunda pipada la nicotina llegó a la sangre, y ya no era el mismo. Me envalentoné, agarré la primera puerta y entré: Estaba todo lleno de murciélagos sedientos, yo seguía pensando en las rebajas de cojines. 

Cuando de repente la picadura de un mosquito me devolvió a la realidad. 

Colorín colorado con usted me he quedado. 

Si usted se ha quedado con mono de esta historia consulte con: Sapo Negro 

9 comentaris:

  1. ¡Hola Víctor! Tienes madera de escritor, porque está muy bien redactado, este escrito. ¿No has pensado nunca, en dedicarte a esto? Tu vales mucho escribiendo, piénsatelo tio, porque tienes mucha imaginación y una forma de escribir, que me gusta mucho.

    ResponElimina
  2. Muy bueno Víctor. Te dan cinco palabras y construyes una historia atractiva y amena.
    Realmente, has demostrado mucha imaginación. A primera vista, las palabras indicadas podrían sugerir otro tipo de historia, lo cual da mucho más mérito a tu escrito.
    Lo que más me ha gustado es cómo has conseguido colocar la palabra mono.
    Enhorabuena.
    Santi

    ResponElimina
  3. ¿Que animales cojias? Me ha parecido una história muy guapa, muy divertida. ¿No te da miedo navegar por si te encuentras a algún animal salvaje en el camino? Veo que bebías alcohol. No sé si veías muy bien lo que buscabas. Yo cuando era más joven tambien bebia alcohol y si veia.

    ResponElimina
  4. Hola Sapo Negro ,avanturero.Realmente tu historia me ha sorprendido, por el lugar donde pasa (áfrica y una isla con un curioso nombre)y lo que pasa. Me parece sorprendente que encuentre una casa con excrementos y murciélagos. Y lo que me sorprende más es como acaba (con una picadura de mósquito que le devuelve la realidad). Tio con lo enrrollado que eres y la imaginación que tienes ¿Por qué no escribes más cuentos?







    '

    ResponElimina
  5. Xavi, te'ns molta imaginació quan a partí de 6 paraules et montes aquest conte. A més, el trobo bó i molt entretingut. Enhorabona company.

    ResponElimina
    Respostes
    1. Per cert no soc el Xavi sino el VICTOR estic fent un vermout amb zamburiñas a la coberta de proa amb un vent fluix que recargola els meus quatre cabells mal contats.
      El soroll de la paella del cuiner xinés trenca el silenci i fa que la navegaciò sigui mes amena.

      Elimina
  6. Noto y veo que lo tienes muy bien trabajado, felicidades.¿Esto de un mono en un barco debe ser un cuento? ¡un mono en un barco es imposible!

    ResponElimina
  7. Enhorabona !!! Veritablement ets un geni escribint. Aquest conte ens dóna senyal del teu saber i de tot el que sembla que vols comunicar. Si et dediques continuament a aixó, no és farà tan fumut esperar trobar algú, que et pugui publicar tot això.
    Realment és un escrit una mica, o millor dit molt emprenyador, perque costa moltíssim trobar un mono dins un vaixell i implicar-ho dins l'història. De veritat, ets genial.
    ( Afortunadament, el nom que has donat a l'illot és una meravella. )

    ResponElimina
  8. gracies per llegir el quie escric t´ho comento devant d'un plat
    d'anxoves i un quintet ben fresc.
    Per gustos colors.

    ResponElimina